top of page

¿Cómo separar residuos?




Desde casa, debemos separar nuestros residuos en cuatro categorías:

  1. Orgánicos: Residuos sólidos biodegradables

  2. Inorgánicos Reciclables: Materia prima para reutilización y reciclaje

  3. Inorgánicos No Reciclables: Residuos difíciles de reciclar

  4. Manejo especial y voluminosos: Residuos electrónicos domésticos


Orgánicos


Son todos aquellos residuos de origen natural que pueden "echarse a perder". Algunos ejemplos son: cáscaras de fruta o verdura, restos de comida, cascarones de huevo, pan, tortillas, filtros para café, bolsitas de té, heces de animales, lácteos (sin recipiente), huesos, semillas, flores, pasto y hojarasca.


Separar adecuadamente tus residuos orgánicos permite que se puedan transformar en algo útil, por ejemplo: abono para las plantas, alimento para animales de granja, jabones y hasta en biogás, un combustible capaz de generar energía eléctrica a partir de materia orgánica en descomposición.




Separa para reciclar y ¡colócalos en el contenedor verde!



Inorgánicos reciclables o valorizables


¿Sabías que el papel, cartón, vidrio, plásticos, metales, ropa y textiles pueden ser transformados en nuevos productos si no se contaminan con otros residuos?


Pero para sacarles provecho es necesario separarlos, y así garantizar que se puedan reincorporar al proceso de producción, y darles valor nuevamente.


Por eso, entrégalos de manera separada al camión recolector. También puedes llevarlos al centro de acopio más cercano a tu domicilio. O bien, ¡llévalos al Mercado de Trueque e intercámbialo por productos agrícolas cultivados en nuestra ciudad!


Todos los residuos que logran aprovecharse no llegan a rellenos sanitarios ni tiraderos a cielo abierto, por tanto, no contribuyen a las 12,843 toneladas de desechos que diariamente generamos en la CDMX.


Materiales como el vidrio y el aluminio pueden reciclarse ilimitadamente sin perder su calidad y sus propiedades.


Al separar nuestros residuos, evitamos que se conviertan en basura, pierdan su valor y contaminen nuestro medio ambiente.


Separa para reciclar y ¡colócalos en el contenedor gris!




Inorgánicos no reciclables


¿Qué residuos no se pueden reciclar?


Desafortunadamente no todos los residuos se pueden aprovechar debido al uso que se les ha dado, por lo que éstos terminarán en rellenos sanitarios o en tiraderos a cielo abierto.


Dentro de estos residuos se encuentran: Residuos sanitarios, colillas de cigarro, chicles, hisopos, curitas, preservativos, toallas sanitarias, pañales, unicel, bolsas de frituras, celofán, calzado, bolígrafos, plumones y lápices.


Separa para reciclar y ¡colócalos en el contenedor naranja!




Manejo especial y voluminoso


Hay residuos que por su gran tamaño y/o por sus componentes, deben tener un manejo especial. ¿Qué pasa con ellos una vez que los desechamos?


¿Qué debemos hacer con los muebles que desechamos por considerarlos ya inutilizables? Para darles un tratamiento correcto, algunas delegaciones estipulan que los camiones recolectores los acepten. También se pueden entregar durante las jornadas de recolección que realizan las Alcaldías y el Gobierno de la Ciudad de México, o en los centros de acopio autorizados. Puedes consultar en la página de SEDEMA CDMX el más cercano a tu domicilio.



También puedes consultar el Directorio de Centros de Acopio de materiales provenientes de residuos en México (SEMARNAT, 2010) para disponer adecuadamente de ellos.



¿Sabes qué hacer con los aparatos eléctricos y electrónicos como computadoras y electrodomésticos que ya no sirven?


Los residuos electrónicos, eléctricos y las pilas, son residuos de manejo especial, es decir, necesitan un tratamiento diferente, pues contienen metales pesados, y otros materiales muy tóxicos y contaminantes. Te invitamos a llevarlos al Reciclatrón para que sus componentes puedan ser aprovechados (plástico, vidrio, cobre, metales, tarjetas electrónicas, etc.).


Manejo de pilas


Las pilas son un residuo de manejo especial, ya que están compuestas principalmente por metales pesados como plomo, mercurio, cadmio y zinc, los cuales pueden dispersarse y causar graves daños a la salud, como cáncer. Cuando se mezclan con el resto de los residuos, terminan en rellenos sanitarios, pudiendo quedar expuestas a reacciones químicas incontroladas que afectan las capas de agua, el suelo y el aire.


Por eso lleva tus pilas (AA, AAA, C, D, CR, cuadradas, de botón y de celular) a alguna de las 400 columnas de acopio del Programa Ponte Pilas con Tu Ciudad, para disponer de form segura de estos residuos. Puedes consultar en SEDEMA CDMX el más cercano a tu domicilio.




Fuentes consultadas


Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México. (s.f.). ¿Cómo separar residuos? Secretaría del Medio Ambiente. http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/como_separar.html


Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México. (s.f.). Orgánicos. Secretaría del Medio Ambiente. http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/organicos.html


Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México. (s.f.). Inorgánicos reciclables o valorizables. Secretaría del Medio Ambiente. http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/inorganicos.html


Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México. (s.f.). Inorgánicos no reciclables. Secretaría del Medio Ambiente. http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/inorganico_no_reciclable.html


Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México. (s.f.). De manejo especial y voluminoso. http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/especial_voluminosos.html



10 visualizaciones

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page